La reserva natural de la sociedad civil El Edén, en Cocorná Antioquia

es un área protegida de bosque húmedo tropical donde la vida y la biodiversidad son la expresión más importante del compromiso con la defensa de los bienes comunes de la Plataforma Solidaria Confiar.


“De nada vale intentar la paz entre seres humanos, si no lo hacemos con la naturaleza.”

Gustavo Wilches-Chaux


Centro Recreativo El Paraíso a El Edén Reserva Natural.

Inicialmente teníamos 12 hectáreas ubicadas en el municipio de Cocorná que se ampliaron a 43 hectáreas; con esto buscamos la integralidad del bosque húmedo tropical para que la fauna, la flora, el río y la tierra se conserven.

Le devolvimos
el espacio a la naturaleza.

Con la trasformación de la infraestructura se liberó la quebrada subterránea, se devolvió al río Calderas la zona de inundación y suspendimos el corte de las zonas verdes para que la propia naturaleza se regenere y retornen especies de flora y fauna.

La bioingeniería hace parte de la Reserva.

Con bioingeniería aplicamos un tratamiento alternativo que usa material vegetal de la zona y materiales reciclados al talud de 60 metros de altura, que equivale a un edificio de 15 pisos aproximadamente, ubicado entre los predios de la reserva.

Tenemos habitantes nuevos.

Con la transformación que hemos hecho en los predios de la Reserva han llegado brotes de nuevos árboles que no fueron sembrados por seres humanos, además fauna como pájaros, monos y anfibios. Esto se suma al vivero de plántulas nativas para reforestar y diseñar el arboreto del área.

Capacitamos y trabajamos con
las comunidades

El Edén convoca al trabajo conjunto con los habitantes de la zona en torno a la recuperación y tratamiento de las fuentes hídricas, protección de la reserva y tecnologías que ofrece la bioingeniería para la estabilización de taludes que son comunes en este territorio con la

Corporación Penca de Sábila.

Adecuamos las instalaciones para
la protección
de la reserva

Adecuamos el kiosco de encuentro para actividades académicas y prácticas. Además, establecimos un aula para talleres formativos y de investigación que promuevan el cuidado y la conservación de El Edén.


“La responsabilidad con el destino del planeta es una responsabilidad política y moral que nos implica a todos”

Gustavo Wilches-Chaux