ABR25

Tejiendo lazos de hermandad: Confiar y CooAbejorral



CONFIAR

Oswaldo León Gómez Castaño, Gerente Corporativo, fue invitado especial a Abejorral, para que contara su experiencia de vida como líder cooperativista, allí se le reconoció su trabajo y dedicación a Confiar y al sector cooperativo.

Es una de las cooperativas más importantes del país y la cual no ha perdido su esencia, se conserva, crece y es un ejemplo a seguir”, manifestó Norberto Elí Ayala, Presidente del Consejo de Administración de Cooabejorral, refiriéndose a Confiar Cooperativa Financiera.

Lo más destacable de la jornada fue el compartir de historias y entre ellas cuando en una ocasión la Gerente de CooAbejorral, Lucelly Jaramillo, buscó el apoyo de Confiar, recibiendo comentarios donde le indicaban: “ojo con la Cooperativa que se la puede tragar Confiar”, sin embrago el apoyo fue permanente y Confiar contribuyó a que CooAbejorral pasara ese mal momento y hoy entre risas y gratitud se dio la oportunidad de desmitificar una vez más la vieja y conocida frase “El pez grande se come al pez chico” a través de la lectura del minicuento una pequeña historia de confianza en el mar, que hace parte de nuestra colección de mini cuentos y que compartimos a continuación.

Pequeña historia de la confianza en el mar


He aquí a Ricín el viejo caballito de mar, rodeado de peces, medusas y pulpos en la antigua pradera marina. Juntos como en cada temporada, se aprestan a escuchar una nueva historia. Esta vez, algunos viajeros han llegado desde cálidas y gélidas aguas para escuchar los relatos del mar. Ricín nada con suavidad hasta lo alto de una roca y de esta manera comienza su historia:


En los arrecifes de coral de este inmenso mar, la gratitud, la confianza y la vida danzan en medio de los meros y los budiones. Dos especies tan distintas que el universo ha unido para demostrar que, a pesar de las enormes diferencias, los unos podemos juntarnos a los otros para nadar en armonía por el océano.
Ya habrán escuchado ustedes acerca de los robustos y solitarios meros. En su lento transitar y acompasados a su nado, van junto a ellos los pequeños budiones o doncellas; peces que si bien podrían ser su alimento, al contrario los acompañan y les sirven al librarlos de parásitos. Así, los meros se benefician al obtener su limpieza y los budiones también lo hacen al recibir abundante alimento.


Un trueque natural ocurre cuando el budión se interna, en los espacios interbranquiales y la boca del mero, con toda confianza de que nunca será engullido. Y una asombrosa muestra de reciprocidad aparece cuando el mero quiere irse y se lo comunica a su juicioso limpiador cerrando un poco la boca y sacudiendo su cuerpo. Lo hace incluso cuando se ve en peligro de ataque, renunciando a escabullirse al instante y así tragarse sin contemplación a los budiones.
Nadar juntos en bonita amistad y confianza, es destino de estos dos peces que a simple vista opuestos, terminan siendo complemento, que cooperan para su mutuo beneficio y nos alientan a creer que podemos estar al lado del otro sin devorar ni ser devorados.


Con estas palabras Ricín el caballito de mar, da la vuelta nadando rumbo a la superficie, eleva su mirada hacia los tenues rayos del sol que logran atravesar las aguas y con la ilusión de que en el desconocido mundo, allá arriba, puedan habitar seres humanos que se comporten tan solidarios como los meros y los budiones; y de esta manera entiendan que no siempre, el pez grande se come al chico.


---------------------


Los meros son un pez solitario, de aspecto robusto perfectamente adaptado a la vida en los fondos del mar. La mandíbula inferior sobresale con respecto a la superior. Es de color marrón con manchas blancas. Puede alcanzar tamaños muy grandes llegándose a haber encontrado ejemplares de 150 kg de peso y 1,70 metros de longitud con una edad de 50 años.


Se alimenta de otros peces más pequeños, algunos crustáceos. Se reproduce en verano y alcanza su madures sexual a los 5 años. A lo largo de su vida (después de 10 o 12 años) el mero cambia de sexo, pasando de hembra a macho, se e trata de una especies hermafrodita. El budión o doncella es un pez pequeño, puede medir hasta 25 cm de longitud, presenta una coloración muy viva con una banda longitudinal color naranja, cuando percibe peligro, o durante la noche, se entierra en la arena. Se caracteriza además por los dobles labios carnosos que cubren sus mandíbulas, su cuerpo es de forma oblonga y su carne es bastante apreciada. La hembra es más pequeña que el macho, con colores más apagados y menos brillantes.Se puede encontrar en los fondos de mar de escasa profundidad, es muy común en Mediterráneo y en las costas del océano Atlántico.


Recopilación y adaptación: Andrés Marín

CONFIAR Cooperativa Financiera - Establecimiento de Crédito

Suscripción a boletín

Si quieres estar enterado de las principales noticias, convocatorias campañas y eventos suscríbete.

CONFIAR Cooperativa Financiera - Línea Confiable: 444 10 20 Medellín, Área Metropolitana y Oriente Antioqueño - 307 70 20 Bogotá - 01 8000 410 050 Resto del país

Para encontrar información más específica por favor selecciona tu regional: